AntiCiencia

jueves, enero 26, 2006

Descubierto un pez con depresión

Alberto Cañamón, un pescador gallego, no salía de su asombro tras encontrar a un ejemplar de atún con depresión severa.

Según las fuentes consultadas, el atún (en adelante, Nemo) intentó suicidarse entrando voluntariamente en la red del pescador. No consiguió su propósito porque el pescador se manifestó 'pobre, pero honrado' y devolvió el atún al mar. Según el propio pescador, el atún tenía los ojos llorosos y le miraba con cara angustiada, por lo que no tuvo valor de quedarse la pieza. A día de hoy, Alberto C. sigue sin pescar pues afirma que tras el incidente, todos los peces que obtenía en sus redes le miraban con los ojos llorosos y le recordaban a Nemo.

Alberto, que planea inaugurar próximamente un centro psicológico de peces mascota, es ahora un hombre nuevo pero recuerda con nostalgia al pobre Nemo.

Los científicos no se ponen de acuerdo sobre el motivo de la depresión de los atunes, pero se barajan varias hipótesis: la reducción del precio del atún que les hace sentirse menos valorados, la escasez de actividades lúdicas y culturales en el mar, o la expulsión de sus favoritos en Gran Hermano.

Ante esta situación una ONG se ha interesado por el tema y ha fundado una subsección que admite donativos: Amigos del atún. Ayudemos a los atunes a ser mejores peces.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Inicio